INSTALACIÓN AUDIOVISUAL INTERACTIVA «AGUITA»

CONCEPTO

El ser humano, al igual que el resto de los organismos vivos, está compuesto principalmente de agua, sustancia que además cubre la mayor parte de la superficie terrestre en sus diferentes formas y estados. Insípida, inodora y transparente aporta una determinada identidad a los individuos y a la sociedad en general, constantemente presente en nuestras vidas, tanto en la era moderna, como a través de la historia, de forma poética y abstracta.

A través de las tres escenas o elementos expositivos, se pretende visibilizar y tomar conciencia de la importancia del agua en la conformación de la vida y de la identidad de los pueblos y de cada individuo. Elemento inconscientemente presente en cada acción que realizamos, en cada espacio que presenciamos y en cada momento que vivimos. Omnipresente, forma parte estética de la inmensa mayoría de los elementos que nos rodean, del cemento de los edificios que nos circundan, de las comidas que ingerimos cada día o de las raíces de los árboles que compiten por saciar su existencia.

La identidad está moldeada por la interacción que existe con el agua en todas sus etapas, formando parte de la idiosincrasia y cultura de los pueblos. En el caso de los isleños, el mar es parte esencial de sus costumbres, de su cotidianidad, de sus acciones e incluso, en muchos casos, de su forma de vida a nivel profesional y/o personal.

A lo largo de la historia, el ser humano siempre ha habitado lo más cerca posible del agua potable como necesidad básica y fundamental. Atravesando multitud de escenarios diversos donde este vital recurso se debe conseguir a toda costa. Sin agua no hay vida.

El agua es parte del territorio, dependiendo de la evolución de los sistemas políticos, sociales y económicos que han controlado en todo momento a la sociedad, manteniendo el orden a través del poder mediante el uso del mito. Los intereses implícitos en el abuso de

poder se han manifestado siempre mediante la sumisión del individuo y la expoliación de territorios, el agua como parte constitutiva de los mismos, influyendo en la identidad.

La instalación audiovisual interactiva llamada ‘Isolate, el cuerpo como territorio’, plantea la toma de conciencia y critica la ocupación de territorios, la angustia y ansias de conquista y expansionismo por parte de opresor que da paso del “régimen disciplinario al régimen de control”, según Deleuze. La libertad se interpreta como una utopía, como una fantasía que los sistemas generan para mantener al oprimido bajo condiciones de servidumbre. Según Arendt, la sociedad está sumida en una irreal y ficticia libertad, un espejismo de la autonomía que creemos poseer.

Presentamos el agua como elemento de escape: vía de evasión a través de la cual el individuo interacciona en la instalación pudiendo experimentar la sensación de libertad simbolizada en forma de “isla a la deriva”. El usuario interviene en la exposición como un elemento más de la misma, permitiendo realizar movimientos libres en la sala de exhibición, lo cual “no permite la controlada realidad”. El mar permite esta libertad, esta fantasía de una sociedad constantemente oprimida. La interacción de los cuerpos en forma de territorios permite la “afloración de islas y archipiélagos” (Saramago, 1997) formando, incluso continentes, representados en la pantalla y acompañados de voces en Amazigh1 y las “lenguas imperialistas” (Deleuze) en oposición a través del sistema diafónico (Val del Omar), permitiendo una inmersión sonora con la ambientación conjunta del sonido del mar.

La interacción representa, simbólica y poéticamente, la libertad que no podemos disfrutar. Se trata de experimentar una ilusión de la realidad a través de la técnica de tracking video, siendo, paradójicamente, un sistema de control inventado por fuerzas militares para ejercer control del individuo, ser vigilado. Como manifiesta John Gray, “de momento, y en el futuro que puede preverse claramente, sólo la libertad que puede alcanzarse en el interior de cada ser humano puede ser segura.” La experiencia de la instalación audiovisual interactiva pretende simular, ‘ficcionar’, incluso de forma lúdica, un efímero y crítico momento de libertad, como una “isla a la deriva”, como narra Saramago en La balsa de piedra.

Diagrama de interacción
1 El ‘Amazigh’ era el idioma hablado por los aborígenes de las Islas Canarias antes de la colonización

La presencia del usuario y su detección, mediante una cámara colocada en el techo, permite incorporar su cuerpo como territorio sobre la imagen-movimiento del mar como fondo. Esto establece un nexo de unión entre cualquier cuerpo, sin necesidad de definir su identidad, con el objetivo de trasmitir simbólicamente la idea de que todo cuerpo pertenece a un espacio delimitado, sometido y/o subordinado a un territorio y donde habita el ser corpóreo que busca su liberación, su autonomía, aunque esté controlado por el sistema; en este caso, técnica y metafóricamente, mediante el sistema de control: tracking video.

Esquema de la instalación ISOLATE, el cuerpo como territorio.

La instalación invita al usuario a experimentar un entorno reactivo donde cada individuo, cada cuerpo, se transforma, simbólicamente, en un territorio flotante, una isla en libertad. Esto permite una reflexión sobre las nociones de identidad, cuerpo y su espacio delimitado en el territorio, en la superficie terrestre, lugar donde habita el ser corpóreo, aislado, autónomo y que aspira a ser libre. Cuando intervienen varios usuarios, por agregación y/o separación de unidades, se puede formar simbólicamente un archipiélago, o un continente.

En las imágenes posteriores se pueden apreciar posibles muestras del sistema de tracking video planteado y donde, mediante las máscaras (ofxMask) y las texturas (ofFbo) aplicadas al blob detectadas (zonas de detección con la interacción de los usuarios), se configura la ilusoria y simbólica interacción. Esta propuesta expositiva se realiza a través de programación con el software Gamuza y basada en interfaces gráficas de usuario (GUI) y cuya comunicación con dispositivos externos se realiza mediante la combinación de estables lenguajes de programación como C++ y Lau.

Posibles muestras de movimientos libres de los usuarios en la sala.

El videoarte es una instalación audiovisual donde se representan, a través de imágenes en movimientos y sonidos reales, las aportaciones estéticas que el agua y los elementos que confluyen con esta sustancia, sea líquido, sólido o gaseoso, en cualquier espacio natural o urbano donde proceda. Se trata de una perspectiva inusual de ambientes posiblemente habituales para el ser humano, pero que en la intensa vida mediatizada actual no se le presta atención. Sería una forma de enaltecer su vitalidad, energía y dinámica en todos y cada uno de sus estados y plasmarlos a través de la inmensa diversidad paisajística y natural que nos ofrecen las islas Canarias y demás espacios terrestres. Las imágenes se obtendrán, mayormente, en las islas afortunadas (sobre todo Tenerife como residencia del autor) como uno de los territorios que nos puede aportar u ofrecer estéticamente los contextos de vida de los isleños y todas las posibles condiciones físicas del agua, ya sea a través del océano Atlántico que “baña” las islas, la neblina que asciende en los bosques y la nieve que brota del majestuoso volcán del Teide.

Esta propuesta de videoarte podría contar con otras proyecciones de otros posibles videos que se están realizando en la actualidad por el autor y que guardan relación con la búsqueda de nuestra identidad en diferentes medio. Los proyectos contarán con efectos visuales y sonoros realizadas con diversas herramientas analógicas y digitales.

La exposición fotográfica es una exhibición de imágenes, generalmente abstractas o minimalistas, que permiten al usuario disfrutar de la belleza que aporta el agua como eje narrativo y estético, la superficie terrestre y los seres vivos como “universo artístico”. Se representa como elementos que envuelven un espacio estéticamente agradable y atractivo. Será importante plasmar determinadas condiciones que la luz, en confluencia con el agua y demás territorios y cuerpos, aportan a la naturaleza como los reflejos, la difracción de ondas y demás efectos físicos y electromagnéticos de la naturaleza.

La narrativa del conjunto de imágenes basadas en el agua no será explícita, aportando sensaciones, vislumbrando acciones y manifestaciones diversas. Los propios títulos de la selección propuesta aportan condiciones intrínsecas y potenciadoras.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba